27 de septiembre de 2022

Hoja Negra

Poesía para la nuevas generaciones

¿Por qué no votaré por Rodolfo Hernández? por Juan Andrés Gutiérrez

4 min de lectura

Escuchar a Rodolfo y enamorarse de su discurso es muy fácil si no se ha leído y si no se tiene una mente predispuesta a la razón y a la lógica. Más allá de la demagogia y el populismo de sus alocuciones, sus propuestas están llenas de fantasías propias de un adolescente que desempeña un cargo de personero en el colegio.

Propone que todos vayamos al mar como si fuéramos a graduarnos y necesitáramos un viaje al finalizar el bachillerato. Nunca habló como viajaríamos al mar, no dijo si Avianca nos regalaría pasajes o si de pronto alquilaría una flota de Transmilenio para llevarnos a Santa Marta. Todas sus propuestas siempre son bonitas al escuchar, pero les falta algo importante, “como se van a concretar”, eso no lo sabemos.

¿Para qué viajar al mar si no hay pan?, si no hay huevos para el desayuno, de que nos sirve una piscina comunal en la plaza de Bolívar, junto a un museo en la casona presidencial, si los lideres sociales seguirán muriendo en el campo y las oportunidades serán para unos pocos.

Pero como si no bastara, observar a Rodolfo es observar a un abuelo, el cual obtuvo mucho dinero, fundo empresas, pero nunca se educó en lo esencial, ser un buen ser humano, buena persona. No puedo concebir como un personaje que no goza de algunos aspectos importantes como: 1. Control emocional 2. control de la ira y control de impulsos pueda ser presidente.

No sabemos que podemos esperar de un señor que agarra a golpes y a madrazos a los que no piensan igual que él, no entiendo que va a pasar cuando se enfrente a sus opositores en un debate o cuando exista una plenaria en el senado o cuando se desarrollen protestas ¿Qué va a pasar? ¿Va conformar un ejercito que nos someta a coscorrones? O ¿Creerá un campo de concentración al estilo Nazi para poder eliminar a todo lo que no vaya acorde a sus decisiones?

No es la vejez, es el tipo de vejez que muestra Rodolfo, guiado por la ira, las chocherías, el machismo, la incomprensión, la imaginería, sus propuestas son propuestas para tontos, propuestas que no se cumplirán, acaso ¿No se han dado cuenta y no saben quienes gobiernan este país? Rodolfo es el buen amigo de los poderosos con un discurso fabricado para embelesar a los pobres.

Y son los pobres, esos pobres que consumen su discurso sin un mayor análisis, sin un mayor reparo, su campaña está dirigida para un publico ingenuo, sus propuestas están proyectadas sobre la emoción ¿y es que acaso no es sabido que en el marketing y en la psicología del consumidor se hace necesario trabajar en la emoción de las personas?

No hay nada mejor que elaborar un discurso en contra del establecimiento, diciendo que se ayudará a saldar las cuentas del Icetex, se mejorará la educación, Colombia dejará de ser Colombia con un chasquido de dedos, pero el pueblo ingenuo no se da cuenta que “Al pueblo nunca le toca” y menos con Rodolfo.

Su contexto y su imagen, es la de un capataz y empresario que representa no a los pobres, no a los necesitados, los pobres para él son el medio para llegar a la cumbre y defender los intereses de esos capataces y empresario a los cuales pertenece. El gran problema, es que los ingenuos ven a Rodolfo como un hombre millonario el cual les dará salida a sus dificultades con su dinero, creyendo que de la noche a la mañana su realidad cambiará sin un mayor esfuerzo.

Si Rodolfo es presidente, Rodolfo será el abuelito que ha perdido la cordura a mando de un barco que ha desviado su rumbo y se dirige hacia unas cataratas mientras toma té en su sala Alejandrina, no votare por Rodolfo, votaré por Petro.


Juan Andrés Gutiérrez: Poeta y escritor (Director de Hoja Negra) docente de artes plásticas, licenciado en educación artística, especialista en gerencia de instituciones educativas, psicólogo en formación, gestor cultural. Autor del libro: Bilis Negra (2014), y El Destierro de la Vida (2018) lanzado en la feria del libro 2019, sello Editorial Hoja Negra. Invitado al 5º Festival de Literatura de Bogotá y a la Feria del Libro 2019, director de Tribus Urbanas para el concurso de Cuento y Poesía Pacifista adscrito a la marcha mundial por la paz – Nueva Zelanda (2009), ganador de la cuarta mención literaria editoriales Cean Argentina, creador del café literario en la Universidad la Gran Colombia, gestor de eventos culturales desde el 2008 en diversos escenarios y centros culturales. Director de los colectivos: Recitales Góticos (2008), Poesía Independiente (2011), Hoja Negra (2018, hasta la actualidad).