29 de septiembre de 2022

Hoja Negra

Poesía para la nuevas generaciones

MUDO por Aleister Crowley

1 min de lectura

MUDO


Gabriel susurró en mi oído Su poesía arcangélica.
¿Cómo puedo escribir?
Solo escucho El murmullo sollozante del mar.
Rafael respiró y me pidió que pasara su evangelio arrebatado a la
humanidad;
Ni siquiera puedo igualar, ¡ay!
El ulular del viento.
Los dioses grises como gárgolas escupen sobre la santa cabeza de
todo poeta;
¡No hay semilla de mostaza de verdad
o ingenio en esos malditos surcos, rápidos o muertos!
Un diezmo de lo que sé,
limpiaría la lepra de la tierra;
y yo … Mis límites son como los de otros hombres.
¡Debo vivir mudo y mudo debo morir!