28 de octubre de 2020

Miguel Barreto Henriques – Selección poética

5 min de lectura

Miguel Barreto Henriques Nació en Coimbra, en Portugal, el 27 de marzo de 1981. Estudió Relaciones Internacionales e hizo su doctorado en Política Internacional y Resolución de Conflictos en la Universidad de Coimbra, donde presentó la tesis intitulada “Laboratorios de Paz en territorios de violencia(s): ¿abriendo caminos para la paz positiva en Colombia?”, premiada por la Casa de la América Latina como mejor tesis en Ciencias Sociales y Humanas en 2013. En el 2012 cruzó el charco y se vino a vivir a Bogotá. Se ha dedicado a la docencia y a investigar el conflicto armado y la construcción de paz en Colombia, en cuanto profesor titular del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales y Director del Observatorio de Construcción de Paz de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. No obstante, consagra una gran parte de su tiempo a servir de sofá a sus gatas, Mía y Nube. En el campo literario, publicó en el 2012, en Lisboa, su primer libro de poesía Vã Guarda: autobiografia não autorizada. Se siguió “El pie derecho de Maradona”, publicado en el 2019 en Colombia, por Uniediciones Tiene igualmente varios poemas editados en revistas, antologías, páginas web y blogs, y ha participado, de forma regular, en los recitales de “Poesía Sin Fronteras”. Entre otras actividades (menos) relevantes, se ha destacado como blogger, DJ, locutor de radio, así como por fallar goles y comer dosis astronómicas de croissants al desayuno.


Yo soy el mendigo a quien nunca nadie da dinero

Yo soy el niño maltratado por los padres

Yo soy el obrero de la fábrica explotado hasta más no poder por el pulpo capitalista

Yo soy el marica de quien todos cuentan chistes

Yo soy la mujer cuyo marido le pega todas las noches sin parar

Yo soy el gitano de quien todos aprendieron a desviar la mirada

Yo soy musulmán en tierra de cristianos

Yo soy trabajador de obras cuyos constructores engañan y no pagan el salario

Yo soy la mujer condenada por abortar

Yo soy la puta en quien todos escupen y llaman puta

Yo soy el niño con hambre perdido en alguna carretera polvorienta en África

Yo soy el opositor del régimen en la dictadura

Yo soy el soldado resistente al ejército ocupante

Yo soy el disidente dentro del aparato del Partido

Yo soy el palestino entre los asentamientos de Israel

Yo soy el amarillo entre el azul del mar

Yo soy el exiliado a cuya patria no sabe jamás si volverá

Yo soy el miserable en un barrio pobre de Lisboa

Yo soy el heroinómano que muere cada día hasta la muerte final

Yo soy el proletario despedido por la ley neoliberal

Yo soy el inmigrante portugués en tierras francesas

Yo soy el inmigrante moldavo y mozambiqueño en tierras portuguesas

Yo soy el plebeyo entre los enredos de la aristocracia

Yo soy esclavo negro en una hacienda en Nueva Orleans

Yo soy el checoslovaco del 68 frente a los tanques de Moscú

Yo soy el trabajador de las minas de Chile

Yo soy el sin tierra en la inmensidad del territorio de Brasil

Yo soy el monje tibetano bajo el fuego en China

Yo soy el timorense bajo la ocupación de Indonesia

Yo soy objetor de conciencia encarcelado en un cuartel de la tropa

Yo soy el revolucionario en la lista negra de la CIA

Yo soy el perro callejero y pulgoso de la perrera municipal

Yo soy el dramaturgo cuyas obras no se pueden presentar

Yo soy el anarquista a quien le presentan cargos policiales

Yo soy la feminista en medio de los fundamentalistas del Islam

Yo soy el serbio de Krajina entre los soldados croatas

Yo soy el Albanés de Kosovo entre los soldados de Serbia

Yo soy el herético en tiempos de Inquisición

Yo soy el jacobino en tiempos de terror blanco

Yo soy el comerciante judío bajo la sombra del Tercer Reich

Yo soy el campesino en el gulag bajo los designios asesinos de Stalin

Yo soy el sandinista entre las armas yankees

Yo soy el indígena zapatista bajo la opresión del gobierno de México

A parte de todo esto, nunca supe quién soy…


¡La revolución ha muerto!

Paz a su alma.

No le hicieron un entierro

Y se perdió en el enredo

Al final,

No era la lucha final

Ni sociedad sin clases

ni hombre nuevo

El hombre nuevo

Es siempre viejo

La revolución se desvaneció

Y el capitalismo envejeció

De nuevo nuevo

Se hizo de día

Y anocheció la utopía


Puesta de sol

Cuando una puesta de sol se refleja

en aquella ventana

me acuerdo

que toda mi vida

fue una puesta de sol

reflejada en alguna ventana

que nunca encontré,

nunca vi,

pero que siempre he buscado.

Fuerte, brillante, roja anaranjada

algo nostálgica…

siempre fuimos así

rodeados por nubes

que se enredan en nosotros,

nos esconden

y nos escondemos

Nunca fui día

nunca fui noche

pero siempre una bruma, un ocaso

una puesta de sol

bella y brillante

ante la inminencia constante de desvanecerse,

de desaparecer en el infinito

de sumergirse en el mar azul

allá a lo lejos…

quién sabe… ir al encuentro de otra playa

del otro lado del mar,

del otro lado del océano

para oscurecerme de nuevo en otra puesta de sol

ya estoy sombrío

a punto de desaparecer

Tal vez un día el Amor

llegue en la cola de un cometa

rompa el cielo y abra una brecha en el firmamento

por donde me haga renacer

y brillar,

brillar para todos, siempre

feliz, dorado y resplandeciente


Del Génesis al Apocalipsis: érase una vez la Tierra

Dios creó al Hombre a su imagen

el hombre creó a dios a la suya

el hombre entró en conflicto con dios

el hombre entró en conflicto consigo mismo

el hombre mató a dios

dios mató al hombre.


Biodiversidad

Había

elefantes,

jaguares,

unicornios,

cocodrilos,

osos polares,

osos hormigueros,

serpientes,

orangutanes,

elfos,

mulas sin cabeza,

hijos de puta…

Muchas especies en vía de extinción

¡Menos los hijos de puta, naturalmente!


Jugar a los dioses o la geografía política de la creación

El Arte es un pasatiempo como el de jugar a los dioses

crear mundos, construir historias

pintar el cosmos de la hoja blanca, de la tela, de la partitura, de la cinta

llenar la nada con el todo

condensar la materia etérea que son las ideas

endosar el vacuo de la locura

sonreír al universo lleno de espacio

hacer el aquí, el allá y el más allá

bautizar la malla pantanosa de la conceptología

plantar islas y océanos de profundidad

bosquejar la mirada distanciada

proyectar varios centros del mundo en el centro del mundo

sacar matrioskas de otras matrioskas

ser un espía de lo inexistente

crear fronteras fragmentarias

jugar con marionetas hechas con la imaginación

diseñar la casa para los hombres

esbozar opacidades en el espacio

crear conjuntos de actividad simbólica

hacer surgir pasiones y ficciones

acortar las distancias, al crearlas.

Copyright © Todos los derechos reservados Hoja Negra Oficial | Newsphere por AF themes.